Las VPN cada vez más extendidas entre el público general

Una conexión VPN nos permite navegar y utilizar cualquier servicio online mediante un canal seguro encriptado. En palabras para el público general, esto significa que podemos navegar por Internet de una forma mucho más segura y anónima que usando una conexión a Internet convencional.

La seguridad no es la única ventaja de las conexiones VPN, ya que el anonimato, y sobre todo, la posibilidad de elegir múltiples geolocalizaciones para ubicar nuestra dirección IP, aportan usos adicionales para las VPN, como es el acceso a contenidos restringidos disponibles solo en ciertos países.

La privacidad de los datos

A su vez, una VPN conexion hace posible acceder a medios como periódicos o sitios web que están disponibles solamente para usuarios que viven en ciertos países. Con una VPN, podemos elegir desde qué país queremos navegar, y por lo tanto, ninguna plataforma podrá discriminar sus contenidos en base a nuestro país de procedencia.

La privacidad en el uso de las redes y el robo de datos personales por parte de las grandes compañías es otro de los puntos en los que disponer de una conexión VPN se vuelve esencial. Al utilizar este tipo de conexión, Google, Facebook, Twitter o cualquier otra red dominante, sabrán muchos menos datos de nosotros.

Seguridad nivel hacker

Si alguna vez has visto una película de hackers, seguramente te suene ver a la policía fracasando al intentar detectar la procedencia de un hacker atacante. Casi siempre, la dificultad es la misma: el hacker utiliza ordenadores remotos desde otros países del mundo para ocultar su ubicación real.

Con una VPN sucede algo muy similar. La recopilación de datos personales alimenta a perfiles publicitarios que nos identifican basándose sobre todo en nuestra ubicación y dirección IP. Una VPN permite despistar mucho a estas redes, haciendo que puedan recopilar muchos menos datos personales asociados a nosotros.