VUELVE A CRECER EL HAMBRE EN EL MUNDO (Un artículo de J. Urrutia Beristain, director de Mundukide)

815 millones de personas padecen hambre, con millones de niños y niñas amenazados de malnutrición
64b81d9d-f880-4263-aeeb-8007de392357_749_499

El pasado 15 de septiembre, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), presentaron el informe sobre El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2017, en el que se constata que el 11 por ciento de la población mundial, 815 millones de personas padecen hambre en el mundo.

Cuando la mayoría de nosotros aún estamos en proceso de estamos asumir el fin de las vacaciones y la llegada del otoño, el informe nos recuerda que tras haber disminuido de forma constante durante más de una década, vuelve a aumentar el hambre en el mundo. que afectó a 815 millones de personas en 2016 -el 11 por ciento de la población mundial-, según la nueva edición del informe anual de la ONU sobre seguridad alimentaria y nutrición publicada hoy. Al mismo tiempo, múltiples formas de malnutrición amenazan la salud de millones de personas.

Cuando el Banco Mundial prevé un crecimiento de la economía en el mundo del 2.7% y el Gobierno Vasco lo cifra en 2.5% para Euskadi, 38 millones de personas más respecto al año anterior pasan hambre en el mundo. Este crecimiento se debe en gran medida a la proliferación de conflictos violentos y de perturbaciones relacionadas con el clima.

Los expertos advierten sin embargo, que incluso en regiones que no sufren de tanta violencia, las sequías o inundaciones -ligadas en parte al fenómeno climático de El Niño-, las crisis económicas han llevado también a un deterioro de la seguridad alimentaria y la nutrición.

Cifras clave

Hambre y seguridad alimentaria

La cifra total de personas que padecen hambre en el mundo asciende a 815 millones en 2016. 520 en Asia, 243 millones en África y 42 millones en Latinoamérica y el Caribe.

Esto supone que el 11 por ciento de la población mundial es víctima del hambre. Y por zonas geográficas sufren hambre el 11.7% de la población de Asia, el 20% dela población de África, 33.9% en África occidental,y el 6.6% en Latinoamérica y el Caribe.

Así, las Distintas formas de malnutrición se reflejan en que hay 155 millones de niños menores de 5 años que sufren desnutrición crónica (estatura demasiado baja para su edad), 52 millones de niños menores de 5 años afectados por desnutrición aguda (peso bajo para su estatura)y 613 millones de mujeres en edad reproductiva afectadas por anemia (alrededor del 33% del total).

Y sin embargo, y como reflejo de la desigualdad creciente existen en el mundo, el 13% de todos los adultos del planeta, 641 millones, son obesos, y existen 41 millones de niños menores de 5 años con sobrepeso.

Objetivos de la Agenda 2030

Este informe es la primera evaluación global de la ONU sobre seguridad alimentaria y nutrición que se publica tras la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuyo objetivo es acabar con el hambre y todas las formas de malnutrición en 2030 como una de las principales prioridades de las políticas internacionales.

Sin embargo, los resultados han hecho saltar alarmas: no acabaremos con el hambre y todas las formas de malnutrición para 2030 a menos que abordemos todos los factores que socavan la seguridad alimentaria y la nutrición.

Nuestra respuesta

Ante esta realidad nuestra primera reacción es solicitar a las instituciones y gobernantes que se pongan manos a la obra. Y así lo hago yo también solicitando a las instituciones vascas que cumplan de una vez por todas la Ley de Cooperación al Desarrollo de 2007 y dediquen a cooperación el 0.7% del gasto total de los presupuestos avanzando hacia el 0.7% del PIB.

Pero ante la gravedad de la situación no podemos dejar la solución en manos de otros, los gobernantes, los políticos, y debemos asumir cada uno de nosotros una parte de la tarea.

Por un lado, apoyando a las ONGs vascas que trabajan con las personas más vulnerables por la erradicación de la pobreza y las desigualdades y un desarrollo humano sostenible.

Desde un punto de vista económico, apostando por el modelo cooperativo que da trabajo en el mundo a más de 250 millones de personas y que con sus principios de soberanía del trabajo, igualdad de las personas socias, participación en una gestión democrática, educación, intercooperación, transformación social y solidaridad universal , supone una alternativa al modelo capitalista que favorece el que unos pocos hayan aprovechado la crisis para enriquecerse.

Finalmente, como personas, apostando por una forma de comer, de vestir, de ir de vacaciones, de consumir, en definitiva de vivir, más consciente, que permita que muchas otras personas, simplemente puedan vivir, o mejor dicho sobrevivir.

J. Urrutia Beristain, es director de Mundukide, fundación que trabaja desde 1999 con el apoyo de las cooperativas de Mondragón, impulsando el trabajo autogestionario de personas y colectivos para un desarrollo humano sostenible.

Secciones
#OrainOpinión#OrainPortada#OrainSocial

Relacionado con