Sistema Público de pensiones. Un futuro incierto (Un artículo de José Ramón Urrutia)

Las 10 reformas llevadas a cabo desde 1978 (UCD) hasta la del 2013, tanto por el (PSOE) 6 como por el (PP) 3, una cada 3,5 años, siempre en...
José Ramón Urrutia
José Ramón Urrutia

Las 10 reformas llevadas a cabo desde 1978 (UCD) hasta la del 2013, tanto por el (PSOE) 6 como por el (PP) 3, una cada 3,5 años, siempre en detrimento de los pensionistas y con mayores exigencias para los cotizantes, han conseguido que el sistema esté en situación muy preocupante tanto patrimonial como financieramente (¿en quiebra?).

El futuro a corto y medio plazo, con el envejecimiento poblacional, la reforma laboral, el paro, la situación del empleo, las condiciones contractuales y salariales de los trabajadores cotizantes, los vaivenes en cuanto al crecimiento económico, la parálisis política a nivel estatal, etc… no hacen prever épocas más agradables.

¿Qué soluciones se están comentando para aliviar/mejorar la situación del sistema?

A) En cuanto a las Prestaciones/Gastos.

1.- Que el estado se haga cargo de los gastos de estructura del mismo (gastos de personal, gastos corrientes, de inversión etc.).

2.- Que las decisiones políticas llevadas a cabo (bonificaciones en las cotizaciones, tarifas planas, ventajas en cotizaciones para autónomos, trato de favor para cargos políticos en las exigencias para percibir la pensión, etc.), sean a cargo del presupuesto estatal.

3.- Más eficacia y control en la gestión (aumento del control sobre las mutuas de trabajo, revisar y perseguir los contratos de tipo parcial y temporal en las empresas, autónomos que son trabajadores por cuenta ajena, y no cotizan como tales, etc.).

4.- Que las pensiones de viudedad y orfandad (pensiones de supervivencia), en el futuro sean atendidas por el presupuesto del estado en vez de por el sistema público de pensiones, con el cambio que ello supone.

5.- Poner en práctica las medidas pendientes de aplicación de la Reforma de 2013 (factor de sostenibilidad –evolución de la esperanza de vida-, ampliación de la edad de jubilación no hasta los 67 (año 2027) sino hasta los 70 años, periodo de computo para el cálculo de la pensión no los 25 años (año 2022) sino todos los años de cotización, etc.), que reducirán en cuantía importante las pensiones de los hoy cotizantes y futuros pensionistas.

B) En cuanto a los Ingresos/Cotizaciones..

1.- Incrementar las bases mínimas de cotización, donde están la mayoría de los cotizantes, desde enero de 2018.

2.- No incrementar las bases máximas de los salarios más altos (4% de cotizantes), por las repercusiones futuras, ya que habría que destopar la prestación máxima.

3.- Solicitar acuerdos entre empresarios y trabajadores al objeto de que se produzca una mejora salarial, que favorezca la cuantía de las cotizaciones futuras.

4.- Esperar crecimientos económicos reales y sostenibles.

5.- Acuerdos urgentes políticos, del Pacto de Toledo y de los agentes sociales, que solucionen la parálisis política.

6.- Acuerdos financieros con la Administración Central para solucionar temporal o definitivamente los déficits existentes y futuros.

7.- Posibilidad de dedicar el modelo fiscal o alguno de sus impuestos actuales o futuros a crear, al objeto de buscar otra posible solución al déficit existente.

8.- Esperar las recomendaciones de la U.E.

A modo de CONCLUSIÓN.

El futuro puede ser:

1.- Un sistema público de pensiones a nivel estatal, con verdaderas dificultades financieras, pero siendo básico para el mantenimiento del Estado del Bienestar, y garantía para la mera supervivencia.

2.- Las prestaciones de los actuales pensionistas tendrán una reducción, poco a poco, ya que su actualización con respecto al ipc, no será una realidad durante toda su vida.

3.- Las prestaciones de los actuales cotizantes y futuros pensionistas serán a la baja, y el efecto sobre su último sueldo en activo (efecto de sustitución), hará que las mismas cubran lo más un 40/50%, similar a lo que sucede en la UE.

4.- Las perspectivas serán algo más positivas, si hay crecimientos económicos importantes y el empleo, y las condiciones contractuales y salariales mejoran de forma muy favorable. En caso contrario, sus efectos no serán agradables.

La sociedad, tanto los más jóvenes como los mayores, hemos de tomar conciencia de la realidad que nos espera con el futuro de nuestras pensiones, y prepararnos para ello.

¿Y en EUSKADI qué?

1.- Desde el País Vasco podemos y debemos, tal como lo hemos hecho en infinidad de veces, tanto a nivel del Parlamento Vasco, como desde los medios de comunicación, y de la sociedad en general, exigir y solicitar nuevamente el cumplimiento total del Estatuto de Autonomía, y más en concreto del contenido del artículo 18-2 a) y b), y la Disposición Transitoria 5ª, en lo referido a la GESTIÓN DEL RÉGIMEN ECONÓMICO DE LA SEGURIDAD SOCIAL.

La sentencia del 7 de julio de 1989 del Tribunal Constitucional, concluye en la misma, que es competencia exclusiva del estado la gestión del Régimen Económico y que es necesario para mantener la unidad del sistema.

Salvo mejor opinión, el traspaso de esta competencia va para largo.

2.- Un SISTEMA PUBLICO VASCO DE PENSIONES DE CARÁCTER CONTRIBUTIVO (LAGUNKIDETZA).

Desde el primer Gobierno Vasco del lehendakari Garaikoetxea, la idea de un sistema público vasco de pensiones fue constante de tal forma que hasta se redactaron los estatutos del mismo, y en alguno de los primeros presupuestos aprobados había una dotación presupuestaria para su constitución y puesta en marcha.

La idea se ha mantenido históricamente, y en años posteriores se realizaron trabajos para su profundización y desarrollo del sistema.

Sería conveniente, de cara a un futuro próximo, que abogados expertos en materia de derecho laboral y seguridad social, economistas y actuarios, sociólogos, conocedores del campo de las pensiones públicas, y demás profesionales, trabajaran para dar vida a un modelo que fuera puntero, diera respuesta y solucionara el importante problema del futuro de las pensiones en Euskadi.

Secciones
#OrainEuskadi#OrainPortada#OrainSocial

Relacionado con