Un paso adelante (Un artículo de Pedro Luis Uriarte sobre el acuerdo completo de la Ley Quinquenal del Cupo entre Euskadi y España)

Ayer se produjo una buena noticia: el acuerdo completo entre Pedro Azpiazu y Cristóbal Montoro sobre el contenido de la futura Ley Quinquenal de Cupo. Tras los avances logrados...
Pedro Luis Uriarte
Pedro Luis Uriarte

Ayer se produjo una buena noticia: el acuerdo completo entre Pedro Azpiazu y Cristóbal Montoro sobre el contenido de la futura Ley Quinquenal de Cupo. Tras los avances logrados en mayo, éste es el penúltimo paso, porque el acuerdo debe aprobarlo la Comisión Mixta del Concierto, integrada paritariamente por representantes de Euskadi y del Estado.

Será acompañado de un Proyecto de Ley, de artículo único, del cual se “colgará” el pacto que se rubrique el miércoles 19 de julio. Ese proyecto se someterá a las Cortes Generales, quienes solo podrán aprobarlo o rechazarlo, pero no modificarlo.

La Historia hace a veces esas piruetas (¿o se tratará de reparaciones de daños causados?): un día después de aquél en que se conmemora el 81 Aniversario del Golpe de Estado franquista, se va a llegar a un acuerdo trascendental para reforzar el autogobierno vasco.

Es algo que hay que celebrar, con un rico txakolí por parte vasca, y con un vino español por los representantes del Estado, porque lo acordado es beneficioso para ambas partes. Lo demuestra que, tras años de espera, se vaya a rubricar ahora ese pacto. Si no, seguiríamos en el dilatado limbo que se abrió tras la pérdida de vigencia de la Ley Quinquenal de Cupo 2007-2011.

Para Euskadi, el acuerdo es importante porque clarifica el terreno de juego presupuestario hasta finales de 2021, al conocerse, en primer lugar, que se va a seguir aportando un 6,24% al sostenimiento de las competencias del Estado no asumidas por la Comunidad Autónoma Vasca (un porcentaje que yo tuve el honor de acordar en el lejanísimo 1980). En segundo lugar, el pacto es valioso porque el Concierto se va a extender a empresas, sectores y contribuyentes que hasta ahora tributaban al Estado.

Hoy tenemos más Concierto que ayer (iba a añadir “pero menos que mañana”, pero me contengo).

Y, por último, no hay que olvidar algo que también es valioso: el hecho de que la Comunidad Foral de Navarra verá facilitada la negociación de su Aportación futura al Estado. Se demuestra así que en la relación de esos dos hermanos gemelos univitelinos, denominados “Concierto” y “Convenio”, la unión hace la fuerza. En este caso, el acierto de los negociadores de la Comunidad Autónoma Vasca facilita mucho el futuro trabajo de los de la Comunidad Foral de Navarra.

Si los beneficios por el lado de Euskadi están claros, ¿dónde está la ventaja para el Estado? A mi juicio (y sin querer entrar en evaluar el impacto sobre una enconada situación política, en plena ebullición en estos momentos), en un doble campo. Por un lado, se resuelve una compleja negociación que se había ido posponiendo por voluntad estatal por más de seis años. Por otro, porque al llegarse a un acuerdo con Euskadi, es obvio que el Estado tendrá que cerrar urgentemente el nuevo modelo de financiación para las 15 Comunidades Autónomas de régimen común, una cuestión capital para las mismas.

Porque de ello depende la financiación, en términos más justos que los actuales, de sus competencias, entre las cuales destacan las de educación, sanidad y servicios sociales. Este acuerdo es especialmente crítico para el futuro próximo de Catalunya, Comunidad Valenciana, Baleares y, en menor medida, para Madrid (por estar súper favorecida por el “efecto capitalidad” y el mimo con el que le cuida el “Papá Estado”).

Además e inevitablemente, ese acuerdo propiciará algo de singular importancia para la totalidad de las Comunidades Autónomas de régimen común: el Estado tendrá que condonar una parte sustancial de los préstamos a bajo o nulo tipo de interés que les ha concedido desde 2012.

Estamos hablando de cantidades gigantescas, no de unas “limosnitas” de nada, porque la cifra total supera de largo los 200.000 millones de euros (sí, has oído bien, son más de 200.000 millones). Pues bien, en mi opinión, la previsible quita (o “perdón”, en términos coloquiales) se acercará a los 150.000 millones de euros. ¿No está mal, verdad?

En definitiva, se está a punto de cerrar, por fin, la negociación formal entre Euskadi y el Estado para poder aprobar la futura Ley Quinquenal de Cupo 2017-2021.

Y eso se ha logrado en una situación política especialmente compleja, como se deduce de las líneas anteriores y de un hecho inusual. Porque, tras la aprobación de seis Leyes Quinquenales de Cupo desde 1981, el Pacto al que se llegará el 18 de julio próximo, se cerrará con un Gobierno Español en clara minoría parlamentaria.

En otras palabras, se necesitarán más apoyos para sacarlo adelante. Bastantes más votos de Diputados de otros partidos, para alcanzar una mayoría.

Ciudadanos ha anticipado ya su rechazo, lo que refleja su miopía y falta de cintura política aunque, como la política es mudable por naturaleza, quizá cambie su rechazo. Entre los partidos estatales quedan Podemos y PSOE, como alternativas para sacar el Proyecto de Ley adelante votando a favor o absteniéndose.

Todas las miradas se dirigen a este último partido. Primero, porque forma parte de distintos gobiernos en las instituciones vascas y segundo, porque si su nuevo Secretario General quiere crear una nueva mayoría que desplace al PP, necesita más que el comer el apoyo del PNV (y de otros más, claro). Y ese apoyo volaría, y quizá también la cómoda situación de la que disfruta hoy el PSE-EE en las instituciones vascas, si no se apoyara el texto de la futura Ley Quinquenal de Cupo.

Todo ello se verá dentro de unos meses. Hoy hay algo que celebrar: el autogobierno vasco queda reforzado gracias al positivo acuerdo sobre el Cupo, cuyas líneas generales acabamos de conocer. Los que lo han logrado, con el Consejero Pedro Azpiazu a la cabeza, merecen un caluroso aplauso. Yo, desde luego, se lo brindo con gusto.

Secciones
#OrainEuskadi#OrainPortadaEl Concierto Económico vasco: Una visión personal

Relacionado con