Los accidentes laborales mortales descendieron un 20% en Euskadi en 2017

Los accidentes laborales en Euskadi aumentaron un 6,6 por ciento en 2017 al registrarse 33.564, pero se produjo una reducción del 20 por ciento en los siniestros mortales al...
Accidentes laborales

Los accidentes laborales en Euskadi aumentaron un 6,6 por ciento en 2017 al registrarse 33.564, pero se produjo una reducción del 20 por ciento en los siniestros mortales al contabilizarse 32 fallecimientos.

La consejera de Trabajo y Justicia del Gobierno Vasco, María Jesús San José, y el director general de Osalan, Alberto Alonso, han realizado un balance de la gestión de Osalan, el Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales cuando se cumplen 25 años de su creación.

En este cuarto de siglo se ha producido una reducción del 22 % de los accidentes laborales en Euskadi, al pasar de los 42.000 de media en los años 90 a los 33.564 registrados en 2017.

San José ha considerado que hay que “desterrar la idea” de que el accidente laboral y la enfermedad profesional “son inevitables o inherentes al trabajo” y tras afirmar que los accidentes “pueden y deben ser prevenidos”, ha manifestado que “sólo un trabajo que no dañe la salud es éticamente sostenible”.

Ha insistido en que tanto los accidentes laborales como las enfermedades profesionales “son evitables” y ha recordado que “por ley” el empresario es “el responsable de la prevención, de la formación y de la información” en lo que a seguridad en el trabajo se refiere.

“Por lo tanto son los empresarios quienes tienen que incorporar el valor de la prevención de riesgos y vincularlo con otros perfectamente asumidos como son la rentabilidad, la competitividad o la innovación”, ha asegurado la consejera.

Ha señalado que en estos 25 años los accidentes laborales se han reducido un 22 %, que la incidencia de accidentes por cada mil trabajadores ha pasado de 53,29 a 43,30 y que el número de fallecidos se ha reducido de los 90 siniestros mortales de media en los años previos a la creación de Osalan a 32 en 2017.

Osalan ha incrementando el presupuesto desde los 6 millones de euros de 1993 a los 14 millones de euros en 2017 y su plantilla ha pasado de 149 empleados a 174 en la actualidad, con un incremento del 70 % en los puestos de técnicos medios y superiores, pasando de 67 a 112.

Además, durante estos 25 años, Osalan ha reforzado la inversión en estudios e investigaciones y en los últimos años ha promovido y financiado 136 proyectos de investigación por un importe de 4.115.000 euros.

El director general de Osalan, Alberto Alonso, ha realizado un balance del pasado año en el que se registraron 33.564 accidentes, un 6,6 % más que en 2016, de los que el 99,5 % fueron de carácter leve, y se ha reducido un 20 % los accidentes mortales, con 32 fallecidos en 2017 frente a los 40 de 2016.

Ha considerado que el aumento del número de accidentes es “multifactorial” y ha citado entre las causas de ese ascenso el aumento del número de horas trabajadas como consecuencia del incremento de la actividad económica y “el incremento de la temporalidad en los contratos”.

Alonso ha señalado que del análisis de los datos los últimos años se concluye que el 15 % de los accidentes se produce en el primer mes de contrato, un periodo que ha calificado de “crítico”, y el 30 % del total en el primer año, por lo que el plazo para actuar como “veterano” se sitúa entre uno y dos años.

Respecto a las enfermedades profesionales, en 2017 se han registrado 1.365 con baja y 1.557 sin baja, un 14,9 % más que en 2016, debido “en parte” a que Osalan “ha mejorado y potenciado su sistema de información de datos de salud laboral para conocer mejor la magnitud y distribución de los daños a la salud derivados del trabajo”.

Osalan ha continuado con el seguimiento de los cánceres laborales declarados en 2017, con un seguimiento del fichero de trabajadores que han podido estar expuestos a amianto durante su vida laboral, con 897 nuevas incorporaciones en el año pasado.

Alonso ha destacado el trabajo que se realiza en materia de investigación para evaluar riesgos en el trabajo con más de un centenar de líneas abiertas y ha puesto como ejemplo el estudio de los efectos del formaldehído o el posible vínculo de los turnos nocturnos con aumento del cáncer de mama.

Secciones
#OrainEkonomía#OrainEuskadi#OrainPortada

Relacionado con