Laguardia ha añadido el sabor del Medievo a sus atractivos turísticos este fin de semana

La villa alavesa ha acogido el X Certamen de Pinchos y Tapas Medievales en el que, a lo largo del fin de semana, se han vendido más de 6.000...
CARTEL CERTAMEN DE PINTXOS FOLLETO

La villa alavesa ha acogido el X Certamen de Pinchos y Tapas Medievales en el que, a lo largo del fin de semana, se han vendido más de 6.000 de estas joyas culinarias en miniatura en la Ruta del Pincho Medieval generada a propósito para la ocasión.

Siete chefs, llegados a la villa alavesa desde otras tantas localidades históricas que integran la Red de Ciudades y Villas Medievales, han mostrado lo mejor de la historia de su tierra hecha cocina en miniatura pero con mayúsculas en el X Certamen de Pinchos y Tapas Medievales.

Además de presentar en Laguardia las creaciones culinarias con las que han ganado los concursos de sus localidades de origen, acogidos por otros tantos bares, restaurantes y hoteles de Laguardia con los que se han hermanado, los cocineros de la Red de Ciudades y Villas Medievales, han generado una Ruta del Pincho Medieval arracimada sobre la bella colina en la que se acuesta, orgullosa, la localidad.

Durante el fin de semana, los siete establecimientos en los que se podían degustar han expendido más de 6.000 pinchos, al precio de 2,5 euros la unidad, incluido zurito de cerveza o vino.

Laguardia y su comarca colgaban el cartel de ‘completo’ en sus establecimientos hoteleros y hosteleros, culminando así el éxito económico y dinamizador de la iniciativa. “Este es uno de los objetivos, sin duda el más importante, de la Red de Ciudades y Villas Medievales: poner al servicio de la economía y del tejido social e industrial de nuestras localidades el patrimonio histórico, arquitectónico y cultural desde el respeto y el amor que sentimos por él”, valoraba al respecto Txomin Sagarzazu, presidente de la Red y alcalde de Hondarribia.

Al término del certamen, Sagarzazu ha subrayado la hospitalidad de Laguardia, y la capacidad de su Ayuntamiento y de su gente para la perfecta organización del evento. Sobre el certamen, el presidente de la Red se refería a que “hemos llegado a la décima edición, lo que indica que la consolidación de nuestro producto estrella, al que vamos añadiendo otras iniciativas como la de Red-Corriendo el Medievo, que nos reivindica, en este caso desde el turismo deportivo”.

Por último, el presidente de la Red ha destacado especialmente a los cocineros. “En todo este tiempo, y también en Laguardia, nos han dado ejemplo y han generado una verdadera Red. Tenemos que agradecerles su disposición y colaboración, porque es obvio que el Certamen, dentro de una organización y con un presupuesto modestos, se puede realizar cada año por ellos y gracias a ellos”.

El pregón del Certamen, lo daba el sábado el responsable de la Asociación de Comerciantes de Laguardia, David Alvarez, en la misma Plaza Mayor, centro neurálgico de la villa.

“Lo que nos queda de esta época lejana es la impronta de una tierra rica en viñedos, seña de nuestra identidad y motivo de orgullo, así como la de nuestra admirable capacidad de trabajo, sacrificio y superación. Así que, laguardienses, gentes venidas de Almazán, Consuegra, Estella-Lizarra, Hondarribia, Olivenza, Sigüenza y de los más diversos lugares, alegraos del pasado de este pueblo, que no carece de grandeza, y estad orgullosos de este presente, en el que no nos falta valentía. Foráneas y foráneos y autóctonas y autóctonos, abrid bien los ojos y disfrutad cada momento porque todo momento pasado nunca jamás volverá”.

En la Hospedería Los Parajes, se ha degustado el pincho ‘Es tiempo de barbacoas’, obra de Jorge Ruiz, representante de Estella-Lizarra (Navarra). En el Restaurante Bar La Muralla, se expendió el ‘Hegaluze’, pincho representante de Hondarribia (Bar Sardara). Sus autores son Gorka Souto y Martin Merino.

En el Restaurante Batzoki de Rioja Alavesa, los visitantes han comido el ‘Consuegra Little City’ representante de Consuegra (Toledo), obra del chef Javier Sánchez, de Tapería Gaudy. En el Bar Hiruko se podía comer el fabuloso ‘Rollito de Solomillo de cerdo con puré de boletus y harina de garbanzos’, representante de Olivenza (Badajoz). El pincho es obra de Antonio Larios, chef del Restaurante La Marina.

En el Bar El Jubilado, los viajeros han degustado el ‘Corte de Carrillera ibérica con boletus y foie’, representante de Sigüenza (Guadalajara) de Atrio, obra de Fernando Canfrán. Al pie de Laguardia, en el Hotel Villa de Laguardia, se podían degustar las ‘Capas Medievales’, delicia culinaria, representante de Almazán (Soria), obra de la cocinera Cristina Mateo. Y muy cerca, en Villa Lucía Espacio Enogastronomico, el Pincho a degustar ha sido el local, ‘Financier de ahumado y foie’ representante de Laguardia, obra de Juan Antonio Gómez.

Secciones
#OrainAraba#OrainEventos#OrainGastronomía

Relacionado con