La “Caja única” de la Seguridad Social, ni es única, ni hay caja (Un artículo de José Ramón Urrutia)

Cada vez que se plantea ante la Administración Central el traspaso de la gestión del Régimen Económico de la Seguridad Social por el Gobierno Vasco, y han sido unas...
José Ramón Urrutia
José Ramón Urrutia

Cada vez que se plantea ante la Administración Central el traspaso de la gestión del Régimen Económico de la Seguridad Social por el Gobierno Vasco, y han sido unas cuantas en los años de vida del Estatuto de Autonomía (la primera hace casi treinta años con el Lehendakari Garaikoetxea ante el gobierno del PSOE), la contestación para su negación siempre ha sido la misma, imposible la ruptura de la Caja Única. Por ello creemos antes de nada conocer de primera mano todo lo relativo a los criterios jurídicos del principio de Unidad de Caja, debemos recordar  sus orígenes y su alcance.

La Unidad de Caja de la Seguridad Social, el principio y la normativa que lo determina es relativamente reciente, y no está incorporado ni en la Constitución, ni en el Estatuto de Autonomía del País Vasco, ni en el de Navarra. Se instaura el mismo por un Real Decreto 2318/1978 de 15 de setiembre, por el cual se establece la Tesorería General de La Seguridad Social, y se consagra como tal a partir del Real Decreto Ley 36/1978 de 16 de Noviembre sobre la Gestión Institucional de la Seguridad Social, la Salud y el Empleo. Ambas son normas legales preconstitucionales, y anteriores al modelo autonómico implantado con la democracia, y por lo tanto normativa predemocrática o tardofranquista.

El principio de Unidad de Caja que se utilizaba en la Hacienda Pública como un refuerzo y un concepto contable, desde el siglo XIX, para poner orden en los recursos económicos y fiscales existentes, y en su gestión bastante desordenada y con escasa coordinación, se estableció, con los mismos objetivos en la Seguridad Social en fechas previas a la democracia.

Las cuentas de la Seguridad Social durante los primeros años de su existencia, década de los años sesenta y setenta del siglo pasado, estaban asentadas y en manos de mas de dos centenares de gestoras públicas o semipúblicas, con lo cual su seguimiento, consolidación, y el conocimiento de su realidad financiera era una verdadera aventura.

La puesta en marcha del principio de Unidad de Caja, a partir de 1978, no provocó que desaparecieran las entidades gestoras que todavía cuentan con sus equipos, sus datos, y sus recursos, sin que ello rompa la Unidad de Caja tan cacareada.

El Real Decreto legislativo 1/1994 de 20 de junio, que aprobó el antiguo texto refundido de la Ley de la Seguridad Social, proclamó en su articulado la unidad de caja como uno de los principios de gestión y administración de la Seguridad Social. Este Real Decreto, y el texto refundido de la Seguridad Social de 2015, vigente en la actualidad, son los que dotan de rango legal al principio de unidad de caja, pero eran y son de rango inferior al Estatuto de Autonomía del País Vasco, y a la Constitución, por lo que no pueden interferir ni exigir más de lo que se establecen en estos dos textos legales básicos.

Reforzando todo lo anterior, y aunque se diga y se repita constantemente que la caja de la Seguridad Social es única, hoy día existen varias entidades gestoras con sus cuentas y patrimonios por separado que se consolidan y concluyen en la caja única.

Además de ello las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales que colaboran con la gestión del sistema de Seguridad Social, aunque no lleven la recaudación de las cotizaciones reciben la parte de la cuota que les corresponde, y gestionan las prestaciones correspondientes a sus mutualistas en lo referido a accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Pero no son solamente estas Mutuas, sino también Asociaciones, Fundaciones, empresas, entidades públicas y privadas, etc. quienes colaboran con la Seguridad Social, sin existir ninguna ruptura ni disfunción, bajo la dirección y tutela de la misma, sin ánimo de lucro, y tal como lo determina la Ley General de la Seguridad Social.

¿Cómo puede ser posible que se invoque el peligro de ruptura de la caja única, cuando todas estas instituciones citadas anteriormente, puedan colaborar y hayan colaborado históricamente en la gestión de la Seguridad Social, y se niegue rotundamente la posibilidad que el Gobierno Vasco, por competencia asumida en el Estatuto de Autonomía en materia de Seguridad Social, lo pueda hacer?.

Una vez mas la visión política centralista y extramadamente centralizadora, en este momento del gobierno del PP, está por encima de todo.

Secciones
#OrainEkonomía#OrainEstado#OrainEuskadi#OrainOpinión#OrainPortada

Relacionado con