Homenaje a la Euzko Itsas Gudarostea que ayudó a la armada republicana durante la Guerra Civil

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha asistido al acto en recuerdo de la Euzko Itsas Gudarostea, creada en octubre de 1936 por el Ejecutivo del lehendakari Jose...
Erkoreka

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha asistido al acto en recuerdo de la Euzko Itsas Gudarostea, creada en octubre de 1936 por el Ejecutivo del lehendakari Jose Antonio Agirre para ayudar a la “Armada Republicana” en la Guerra Civil.

Erkoreka ha participado en Bermeo en el homenaje organizado por la asociación “Matxitxako Elkartea”, junto a la Directora del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos GOGORA, Aintzane Ezenarro; y la Directora de Víctimas y Derechos Humanos, Monika Hernando.

El acto ha contado también con la asistencia de Juan Azkarate, último superviviente de la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi, y se ha celebrado junto a la escultura “Matxitxakoko Guda” de Nestor Basterretxea, una recreación del buque Nabarra semi hundido que fue instalada frente al mar en el 70 aniversario de la Batalla de Matxitxako, hace 11 años.

Según ha recordado el Gobierno Vasco, la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi (Euzko Itsas Gudarostea) fue una de las unidades militares que tomaron parte en la Guerra Civil. Fue creada en octubre de 1936 por la Consejería de Defensa del Gobierno Vasco del lehendakari Jose Antonio Agirre para ayudar a la “Armada Republicana” en la protección al tráfico marítimo y a la actividad pesquera en aguas vascas.

Sin embargo, por diversos motivos, adquirió autonomía orgánica y operativa absoluta respecto de la “Marina Republicana”.

El jefe de esta marina de guerra, Joaquín de Egia, convirtió en “buques de guerra” a numerosos pesqueros que se encontraban refugiados en Bilbao. Todos fueron pintados de color gris aplomado, y todos llevaban en sus amuras, en color negro, la inicial de su nombre o el numeral correspondiente e izaban la ikurriña a proa y la bandera tricolor republicana a popa.

Las tripulaciones se organizaron con personal voluntario, procedente de las marinas mercante y pesquera, y más 900 personas llegaron a pasar por sus filas.

En junio de 1937, la caída de Bilbao obligó a que los buques vascos se trasladaran a Santander, y la evacuación de Santander en agosto de 1937 puso punto final a sus actividades.

En la “Batalla de Matxitxako”, el enfrentamiento naval más importante de la Guerra Civil ocurrido en aguas del mar Cantábrico, el 5 de marzo de 1937, se enfrentaron la marinas de guerra del Gobierno Vasco y del bando franquista.

Secciones
#OrainEuskadi

Relacionado con