El Gobierno de Rajoy hace un “Aznar” y presta 10.193 millones de euros a la Seguridad Social para que pueda pagar las pensiones

Un artículo de José Ramón Urrutia Elorza
José Ramón Urrutia
José Ramón Urrutia

El déficit de la Seguridad Social crece cada año. Desde el año 2011 que entró en saldos negativos al cierre, el mismo no ha dejado de crecer.

Las reformas aprobadas desde entonces destinadas a que no aumentara la cuantía de las prestaciones a atender, no han dado los resultados que se esperaban, y aunque crece el empleo, pero de baja calidad, y la afiliación va aumentando poco a poco en cuanto al número de cotizantes, la cifra de ingresos no llega para cubrir la cuantía de las pensiones. Ello explica el déficit de 18.701 millones de euros en el ejercicio cerrado a 31 de Diciembre de 2016 (1,67% del PIB en términos de ejecución presupuestaria). El déficit record de la reciente historia de la Seguridad Social.

El aumento con respecto al ejercicio pasado supera los 2.000 millones de euros, y la tendencia de cara al futuro no hace presagiar mejores datos.

La solución a esta situación, y la mejora de ingresos en el sistema público de pensiones, lleva meses en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, por donde van pasando expertos y profesionales, así como las centrales sindicales CCOO y UGT, y las patronales CEOE y Cepyme, principalmente. La fecha inicialmente prevista del 31 de marzo para llegar a algún acuerdo, ya ha pasado, y no parece que se alcanza ninguno.

Por ello, el Gobierno en el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2017, entregado por el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, a la presidenta del Congreso, especifica que la Seguridad Social dispondrá en el ejercicio de 2017 de 10.193 millones de euros, en forma de préstamo a tipo cero. De tal forma que el Tesoro Público pone a disposición de la Seguridad Social el citado importe para atender las pagas extraordinarias de los pensionistas.

Este procedimiento que se va a utilizar, fue también llevado a cabo por el gobierno del PP bajo la presidencia de Aznar en la década de los noventa. La deuda por los préstamos concedidos por el gobierno a la Seguridad Social hace caso 20 años, sigue todavía sin atenderse y lo sigue recordando cada año cuando el Tribunal de Cuentas lleva a cabo su trabajo de auditoría sobre las cuentas públicas.

En la disposición adicional el texto presupuestario establece, que el nuevo préstamo no devengará intereses, y su cancelación se producirá en un plazo máximo de 10 años a partir de 2018. Parece que el gobierno estima que los déficits se pueden terminar para esa fecha. Vaya optimismo por su parte.

Además en la documentación remitida al Parlamento, se especifica que la cuantía del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, que al 31 de diciembre de 2016, con intereses incluidos, alcanzaba los 19.285 millones de euros, cerrará el ejercicio con una cifra de 8.748 euros. De tal forma que estiman utilizar del mismo 10.537 millones para también hacer frente a las prestaciones incluidas pagas extras.

De todo ello se puede deducir, que el estado estima que la Seguridad Social además de los ingresos propios por las cotizaciones del ejercicio, podrá llegar a gastar en el 2017, en atención de pensiones y pagas extras, un excedente de 20.730 millones, suma de lo que disminuye el Fondo de Reserva 10.537 millones de euros y la cantidad que puede prestar el estado 10.193 millones de euros,

Se puede anticipar con todo lo anterior, que el gobierno estima que el déficit de este ejercicio de la Seguridad Social pueda rondar los veinte mil millones de euros. Vaya futuro que tenemos.

Secciones
#OrainEkonomía#OrainEstado#OrainOpinión#OrainPortadaEl Concierto Económico vasco: Una visión personal

Relacionado con