#EDITORIAL Gure Esku Dago, ¿un formato agotado como el de la Euskal Selekzioa?

Si tras el último choque frente a Túnez con apenas 20.000 personas en las gradas de San Mamés, fuimos muchas las voces que pusimos el grito en el cielo...
Foto: Gure Esku Dago
Foto: Gure Esku Dago

Si tras el último choque frente a Túnez con apenas 20.000 personas en las gradas de San Mamés, fuimos muchas las voces que pusimos el grito en el cielo afirmando que el clásico partido navideño de la Euskal Selekzioa es un formato agotado, sería lógico pensar que las mismas voces debiéramos realizar también una lectura objetiva de la capacidad de movilización que Gure Esku Dago, sus consultas, y sus iniciativas, están teniendo en la sociedad vasca en los últimos tiempos.

De las 124.062 estaban llamadas a las urnas en las consultas ciudadanas por el derecho a decidir llevadas a cabo ayer Larrabetzu, Oarsoaldea, Tolosaldea, Hernani y Astigarraga, sólo el 24,85% acudió a votar. Y decimos “sólo”, porque pueden ser muchas lecturas que se pueden realizar al respecto, la mayoría positivas si tenemos en cuenta que todo lo que esté relacionado con urnas, el derecho a decidir, la movilización social, siempre significará avanzar, pero hay una lectura que también es innegable e incuestionable. La participación fue baja. Demasiado baja para ser considerada una ola. Y eso que jugaba en casa.

Por mucho que ayer con los datos de participación oficiales en la mano, parte de clase política vasca se esforzase en lanzar mensajes “blanqueando” este hecho. Por mucho que hiciesen comparaciones con la también baja participación que tuvieron las primeras consultas que se realizaron en su momento en municipios de Catalunya. Por mucho que sea a todas luces loable la capacidad de trabajo, de esfuerzo y sacrificio que los organizadores de esas consultas. El resultado final no fue satisfactorio. No se consiguió alcanzar la movilización esperada. Y lo que es más grave. No es la primera vez que no se consigue movilizar a la sociedad vasca entorno a esta iniciativa.

Y vaya por delante que no tenemos ninguna duda de que en las zonas donde se realizaron ayer las consultas, o en las capitales vascas donde se realizaron los actos centrales en 2015, o en las zonas donde se han realizado consultas en 2016, hay muchas más personas que reivindican el derecho a poder decidir nuestro futuro, que las que han participado, pero lo que también es cierto que no parece que Gure Esku Dago esté ahora mismo demasiado conectada con esa ciudadanía pro-derecho a decidir.

Y es obvio que no es un hecho imputable solamente a Gure Esku Dago. Es notorio y palpable que la sociedad vasca en su conjunto no tiene el cuerpo para demasiadas jotas, y que además, al respecto del “hecho identitario”, no esté muy por labor de participar en sucedáneos, amagos, o actos simbólicos, como así se demostró también con la Euskal Selekzioa en las pasadas navidades. Pero si queremos avanzar, y transmitir al mundo que la ciudadanía vasca en bloque reivindica poder ejercer su derecho a decidir, que para más inri es lo que sucede en realidad, hay que hacerlo con la solidez que transmite que cientos de miles de personas acudan en masa, y al unísono, a un acto concreto, o que acuden a votar en un porcentaje alto a las consultadas que se celebren.

Quizás decir que el formato de Gure Esku Dago es un formato agotado es demasiado decir, pero lo que no se puede poner en duda es que merece una reflexión para que esta plataforma se vuelva a conectar a la sociedad vasca. No miremos para otro lado. No pongamos excusas. Si lo hacemos, flaco favor nos estaremos haciendo.

Secciones
#OrainEuskalHerria#OrainPortada

Relacionado con