Y después de Mosul, Palmira y Al Bab…, ¿qué? (Un artículo de Cierzo Bardenero)

Firma: Cierzo Bardenero Hace unos años los estandartes negros con el sello del profeta infundían tal pánico que los ejércitos de Iraq, Siria y las diferentes milicias que operan...
La ciudad de Palmira ofrece actualmente un panorama desolador
La ciudad de Palmira ofrece actualmente un panorama desolador

Firma: Cierzo Bardenero

Hace unos años los estandartes negros con el sello del profeta infundían tal pánico que los ejércitos de Iraq, Siria y las diferentes milicias que operan en la zona huían de forma desordenada y tumultuosa ante su presencia, era una época en el que el ISIS parecía imbatible y que un país tras otro caerían bajo su control.

El mito de su imbatibilidad se quebró en Kobane, el tsunami integrista fue detenido in extremis en combates calle por calle de esta ciudad kurda por un puñado de hombres y mujeres que en su mayor parte apenas habían cumplido los 20 años con un alto número de bajas por ambas partes.

Tras Kobane, el ISIS se estrelló en el intento de enlazar sus posiciones del desierto sirio con los territorios que controlaba en montañas libanesas a través de localidades sirias con fuerte presencia de población cristiana como Qaryatayn, Mahin y Sadad y si bien tomaron las dos primeras, la tercera, que ya había visto masacres de cristianos a manos de rebeldes, se convirtió en muro infranqueable.

A partir de estas derrotas y que el peligro de que cayese Bagdad en sus manos se conjurase, hubo un cambio total en las mentalidades. Civiles y militares de Siria e Iraq pudieron ver que al ISIS se le podía hacer frente y derrotar, y comenzaron los avances de los ejércitos sirio, iraquí y las milicias organizadas en torno al YPG kurdo. Primero lentamente y luego de forma más rápida cuando dejaron de afluir en masa voluntarios de todas partes del mundo en parte porque las potencia mundiales se tomaron en serio su amenaza, en parte porque los ingresos empezaron a menguar.

 A inicios de 2017, el ISIS en Iraq y Siria ya no era sombra de lo que fue, los kurdos, a través de SDF cada día avanzan decenas de kilómetros tomando decenas de pueblos y aldeas en el lado oriental del Éufrates, el ejército iraquí había encapsulado al ISIS en las provincias limítrofes con Siria, aunque de vez en cuando sufre el zarpazo del terrorismo en Bagdad de forma brutal y el ejército sirio, tras tomar Alepo, comenzó la toma de decenas de pueblos en el este de la provincia, en una carrera loca con el SDF y rebeldes apoyados por Turquía por ocupar los pueblos que abandonaba el ISIS.

Hace unos días, el ISIS llegaba un acuerdo con Turquía para abandonar uno de sus bastiones en la provincia de Alepo llamado Al Bab, que junto a las vecinas Qabasin, Tadef y Bzaah, habían supuesto un muro infranqueable para sus fuerzas especiales y rebeldes a las órdenes de Ankara. Tras esa marcha se ha sucedido un abandono casi completo del ISIS de toda la zona excepto pequeños contingentes para ralentizar avances del ejército sirio, el SDF o los rebeldes en el pretendido plan de turcos y sirios de llegar a Raqqa.

Mientras, un SDF recién reforzado con armas y material enviado por el gobierno de Estados Unido avanza sin prácticamente freno por las zonas rurales de las provincias de Raqqa y Deir ez Zor cortando las carreteras que unen ambas capitales de provincia por uno o varios sitios y rodeando la capital del Califato por tres lados.

En Iraq, el ejército, la policía y las Unidades de Movilización Popular, ahora parte de las Fuerzas Armadas por decisión del parlamento y ratificado por el presidente del país, están arrollando a un ISIS cercado en Mosul,  tomando en días territorios que hace meses costaba tomar semanas e innumerables bajas por ataques suicidas.

Otro ejemplo de lo citado anteriormente está teniendo lugar en Palmira, esta ciudad en mitad del desierto fue abandonada en manos de un ISIS que había lanzado una operación contra esta ciudad y la base de Tiyas, situada decenas de kilómetros más al oeste, como una forma de distraer fuerzas sirias ante un colosal ataque integrista por el que pretendían tomar de una vez por todas la ciudad de Deir ez Zor, que lleva dos años cercada por estos fanáticos.

Tanto el ataque en Palmira, como el de Tiyas y el de Deir ez Zor se realizaron con refuerzos provenientes de Raqqa y de la vecina Mosul, siendo estos miles de hombres los últimos en salir de la ciudad antes de que las fueras iraquíes cercasen Mosul y suburbios aledaños. Si bien las tropas sirias de Palmira no pudieron resistir el embate, sí que lo hicieron las que protegían Tiyas y Deir ez Zor causando un alto número de bajas en unas filas que cada vez tienen más difícil reponerse.

Cierzo

Así pues, una vez absorbido el golpe inicial, el ejército sirio ha avanzado a un ritmo sorprendente, tomando las decenas de kilómetros que separan Tiyas de Palmira en un tiempo relativamente corto y está en trance de retomar en uno días lo que le costó la última vez una semana y eso con Rusia poniendo toda la carne en el asador por motivos propagandísticos.

En los medios corre la noticia, aún sin confirmar, que el líder del ISIS Abu Bakr al Bagdadi habría reconocido su derrota en Iraq, pidiendo a sus hombres que se diluyan entre la multitud a fin de que puedan alcanzar refugio en zonas inhóspitas bajo su control, que cause matanzas en atentados suicidas o en el caso de ser extranjeros, preferiblemente occidentales, que vuelvan a sus hogares esperando el momento propicio para golpear

A tenor de lo anteriormente narrado, no es descartable que esa noticia sea cierta y que el ISIS pretenda resistir en el desierto sirio y las zonas desérticas de la zona enorme provincia iraquí de Al Anbar, desde donde lanzarían ataques hit and run a ciudades sirias e iraquíes intentando causar el mayor número de bajas posibles y a ser posible botín en forma de dinero, armas o rehenes.

Con el ISIS pasando sus horas más bajas en Oriente Medio es muy probable que intente atacar de nuevo en algún país europeo y que resurja con fuerza en zonas con gobiernos inestables o inexistentes, como lo demuestra el incremento de su presencia y acciones en Sahel, Somalia, Afganistán y Filipinas donde recientemente una filial del grupo, llamada Abu Sayyaf, decapitó a un rehén alemán.

Secciones
#OrainIntenacional#OrainOpinión

Relacionado con