Competencia ve necesario regular las viviendas de uso turístico en Euskadi

La Autoridad vasca de la Competencia (AVC) considera necesario regular el fenómeno de las viviendas particulares dedicadas al uso turístico en la Comunidad Autónoma al objeto de dar respuesta...
Pisos turísticos

La Autoridad vasca de la Competencia (AVC) considera necesario regular el fenómeno de las viviendas particulares dedicadas al uso turístico en la Comunidad Autónoma al objeto de dar respuesta a la necesidad de vivienda tanto de uso turístico como residencial, y garantizar la sostenibilidad del modelo.

Esta recomendación viene incluida en el estudio que la AVC ha realizado sobre la situación de los pisos turísticos en Euskadi y el análisis comparado con otros casos de regulaciones de esta actividad en distintas ciudades del mundo y que será presentado públicamente en la Jornada sobre “Temas de Actualidad en Derecho de la Competencia”, que la AVC celebrará el 14 de septiembre en San Sebastián en el marco de los Cursos de Verano de la UPV.

El informe, dado a conocer hoy en un comunicado y en el que no se decanta por cual de las administraciones públicas existentes debe ser la que lo regule, estima que existen en Euskadi en torno a 3.650 viviendas de uso turístico, principalmente concentradas en las tres capitales vascas, de las cuales alrededor de un 60 % son clandestinas.

El análisis reconoce que este tipo de viviendas “ha permitido dar respuesta a una demanda creciente de alojamiento turístico” debido al incremento de esta actividad económica en Euskadi en los últimos años, en los que la llegada de turistas se ha incrementado en un 21 % desde 2011.

En el lado negativo, la AVC constata que el desarrollo de alojamientos como las viviendas de uso turístico “ha generado un impacto negativo en el mercado de la vivienda y su precio, aspecto que dificulta el acceso a viviendas, de alquiler principalmente”.

“Asimismo -agrega el informe-, por parte de algunos actores y Administraciones públicas se identifican otras situaciones negativas de este tipo de viviendas como pueden ser el deterioro de la calidad de vida de los vecinos (derivado del mayor ruido, deterioro de espacios comunes, etc.), la mayor percepción de inseguridad y la despersonalización de la vida de barrio y el incremento de actividad comercial”.

Por ello, tras aconsejar regular este tipo de viviendas, la Autoridad Vasca de la Competencia señala que dicha regulación debe de tener en cuenta “las diferentes realidades de cada ciudad, contexto histórico, tamaño, población, volumen turístico, etc”.

En este sentido, propone definir una regulación que determine las características y requisitos que deben cumplir este tipo de viviendas y, adicionalmente, establecer mecanismos que permitan realizar un control efectivo del cumplimiento de dichos requisitos (equipo humano dedicado al control, herramientas y acuerdos con las plataformas que las alquilan, etc.).

Recomienda también establecer “umbrales temporales” a partir de los cuales determinar “si la Vivienda de Uso Turístico (VUT) supone o no una actividad profesional”.

“En estos supuestos – apunta-, puede establecerse un máximo de días al año en los cuales la VUT es considerada como actividad vinculada al concepto de economía colaborativa y, a partir de dicho límite de días, sería considerada como actividad comercial, por la que debieran pagarse los correspondientes impuestos especiales, además de cumplir con los procedimientos y tasas asociadas al registro de la vivienda”.

En este sentido, agrega el estudio, “el umbral temporal marcaría la tipología de actividad que se realiza, y, en consecuencia, el régimen fiscal aplicable” a dicha vivienda.

Con respecto a la aplicación de criterios de zonificación, se recomienda hacer un análisis “desde una perspectiva global y no exclusiva por zonas o barrios”.

Sin embargo, “dado que en algunos barrios o zonas pudieran existir peculiaridades o problemáticas propias, la zonificación podría utilizarse como un elemento de protección, que podría entenderse, a efectos de competencia, en el marco de la ciudad en la que se engloba”, señala el informe.

Es decir; “las regulaciones municipales deberán ser entendidas en el contexto de lo que suponen para el conjunto de la ciudad y atendiendo a las problemáticas particulares de cada una de las ciudades” explica la AVC.

El estudio aborda también la posibilidad de que las comunidades de propietarios tengan la potestad de decisión en torno a la posible implantación de este tipo de viviendas en dicha comunidad y concluye que “es necesario que se contextualice en la coyuntura y realidad de la Comunidad Autónoma de Euskadi y se fundamente en los principios de eficiencia, necesidad, proporcionalidad y no discriminación

Secciones
#OrainEkonomía#OrainEuskadi#OrainPortada

Relacionado con