Un árbitro prohibe hablar en euskera durante el partido Idiazabal-Elgoibar de Regional

El colegiado, del comité andaluz, se escudó en que no entendería los insultos
Campo de fútbol del Idiazabal. Foto: EiTB
Campo de fútbol del Idiazabal. Foto: EiTB

Los jugadores de los equipos de fútbol Idiazabal y Elgoibar de Regional Preferente recibían ayer la siguiente orden por parte del árbitro Manuel Sarrión González del comité andaluz antes de salir al campo:  ‘Si alguien habla euskera, se va a la calle’. Bajo esa amenaza de expulsión, los jugadores decidieron acatar el mandato y  se comunicaron durante los 90 minutos que duró el partido en castellano, según publica Euskal Telebista en su página web.

Matias Aranburu, presidente del Idiazabal KE, y Omar Aizpuru, entrenador del Elgoibar, han sido entrevistados en Euskadi Irratia, donde han manifestado estar arrepentidos por no haber pospuesto el partido. Aranburu ha afirmado que no deberían haber jugado: “La decisión correcta hubiese sido no jugar el partido, sobre todo por la arrogancia mostrada por el árbitro” ha dicho. Ha contado que esa posibilidad sí se le pasó por la cabeza, pero “por razones de agenda”, pensando en que trasladar el partido de día podría provocarles problemas, decidieron seguir adelante con el encuentro.

Aizpuru ha explicado que comparte la sensación de Aranburu. Se ha mostrado apenado por no haberle dado tanta importancia en el momento y ha expresado que lo más adecuado hubiese sido no jugar. “Fue muy grave. En ese momento tomamos la decisión de jugar, pero ahora, pensandolo fríamente y viendo el revuelo que ha causado, somos conscientes de la gravedad” ha explicado, añadiendo que “aceptamos una ley impuesta por el propio árbitro”.

En palabras de Aranburu, el árbitro les dejó muy claro que no quería oir ni una sola palabra en euskera, porque no sería capaz de entender “insultos y demás”. El de Idiazabal trató de dialogar con el árbitro y explicarle que el euskera es el idioma de comunicación habitual en el equipo, pero no hubo manera de llegar a ningún acuerdo. En la entrevista en Euskadi Irratia ha contado que aquel se mostró “arrogante” e insistió en que “no entendería los insultos”.

Tanto Aranburu como Aizpurua han explicado que los jugadores hablaron de vez en cuando en euskera entre ellos “sin querer”, y es que “no estamos acostumbrados a hablar en castellano entre nosotros y no era natural” ha señalado Aizpurua, que ha recordado que han vividos cientos de situaciones en el campo pero que nunca les ha ocurrido nada semejante.

La decisión generó una gran indignación entre los responsables de los clubes, los jugadores y los aficionados que se acercaron a ver el partido a Idiazabal.

Los dos clubes han adelantado que se reunirán en la próximas horas para tomar medidas ante lo sucedido y que pedirán una sanción para el árbitro.

Secciones
#OrainEuskadi#OrainKirolak#OrainPortada

Relacionado con