Arantxa Tapia deja una tensa reunión con el comité de La Naval

El comité de empresa de La Naval y la consejera de Desarrollo Económico del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, han mantenido hoy un tensa reunión en la que la consejera...
Tapia La Naval

El comité de empresa de La Naval y la consejera de Desarrollo Económico del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, han mantenido hoy un tensa reunión en la que la consejera ha terminado levantándose de la mesa, mientras se apuran las negociaciones para intentar construir una draga en el astillero.

La Naval ya ha presentado el ERE de extinción para los 177 trabajadores de la plantilla, por lo que el proceso de cierre va siguiendo los pasos marcados en el plan de liquidación de la empresa. Mientras, se apuran las negociaciones con el armador holandés Van Oord para intentar que este decida terminar la draga “Alexia” en el astillero de Sestao y se busca un inversor privado que compre la firma.

En este ambiente, el comité y la consejera se han reunido en un edificio del Gobierno Vasco en Bilbao, con una concentración de trabajadores fuera que gritaba “Lehendakari, vete tú a Cádiz” (donde pueden ser trasladados trabajadores de La Naval si se reincorporaran a Navantia).

Tras media hora de tensa reunión, la consejera se ha levantado de la mesa y la ha dado por finalizada; según el secretario del comité, Juanjo Llordén, porque “se ha enfadado” al preguntarle cosas para las que no tenía respuesta.

“No me han hecho una pregunta, me han dicho que lo único que me interesa es tener el titular de que el astillero no se cierra, y ante esa situación me he levantado de la mesa porque eso no lo voy a admitir”, ha señalado la consejera.

Mientras la situación se complica, se trabaja en dos vías de actuación: una, la “prioritaria, porque permitiría ganar tiempo”, son las negociaciones con el armador Van Oord para que la draga “Alexia”, que se empezó a construir y de la que se ha realizado el casco, hoy en día propiedad de los bancos, se termine en La Naval.

Según el comité, la consejera les ha trasladado hoy que estas conversaciones de los gobiernos central y vasco con el armador son “a cara de perro”, y los trabajadores han pedido que se diga ya si se va a construir o no en Sestao.

Llordén ha comentado que “parece que Van Oord quiere hacer la draga de una vez por todas, pero así no podemos estar, hay que ponerle una fecha”.

La consejera ha admitido que las negociaciones con el armador son “tensas”, pero ha matizado que, de momento, “el armador no se ha levantado de la mesa, queremos agarrarnos a esa esperanza, aunque la situación es muy compleja”. Tapia no ha querido poner ninguna fecha como pedía el comité, para darle el “confort suficiente al armador” y evitar darle un “ultimátum”.

La otra línea de trabajo es buscar un inversor privado que se haga cargo del astillero. Según la consejera, hay inversores privados que se han interesado, “inversores con garantías de seriedad y de funcionamiento a futuro que nos permiten decir que ese interés podría materializarse, pero a día de hoy aún es muy temprano”.

En cambio, para el comité la solución no es un inversor privado sino un rescate público, “que el gobierno central nos compre”. El comité está buscando informes para demostrar que eso es legal en un plan de liquidación.

“El 88 por ciento de la plantilla tiene derecho a reincorporarse a Navantia, ¿no será más fácil que el Gobierno central nos compre que 150 familias tengan que irse al exilio?”, se ha preguntado Llordén.

En cambio, la consejera presentará el martes un informe, que enviará al Parlamento y al comité de empresa, según el cual en el proceso de liquidación un Gobierno podría comprar como mucho hasta el 50 por ciento del astillero, según ha adelantando hoy la consejera. “Por tanto, necesitamos un inversor privado”, ha insistido.

Para el comité, “la única realidad es que nosotros a partir de mañana no cobramos, y el tiempo se acaba. Han tenido un año para buscar inversores y llegar a un acuerdo con Van Oord; no sé si habrán trabajado mucho o poco, pero resultados, ninguno”, ha acusado Llordén.

La consejera ha admitido: “Entiendo que es un día complicado, que ya no se garantizan los salarios y que pasan a un ERE y que eso provoca mucha tensión”.

Secciones
#OrainEkonomía#OrainEuskadi

Relacionado con