Algunas novedades sociales y económicas que nos trae el año 2018

Por José Ramón Urrutia
José Ramón Urrutia
José Ramón Urrutia

Aunque las previsiones para el año recién iniciado, desde el punto de vista macroeconómico, parecen positivas para la mayoría de los analistas y expertos pronosticadores, al ciudadano vasco le esperan algunas novedades cuya calificación dejo para cada lector en particular.

A. Para los pensionistas de la seguridad Social:

  1. Las pensiones contributivas, las no contributivas, y las de a favor de familiares que concede el sistema público de la Seguridad Social, tendrán una subida del 0,25% desde el 1 de enero de 2018. Para la mayor parte de los pensionistas de viudedad sus ingresos mensuales se incrementarán por término medio 1,6 euros/mes, 2,67 euros/mes para los jubilados con una pensión media que ronde los mil euros mensuales, y hasta 6,43 euros/mes para los pensionistas con pensión máxima (2.580,13 euros/mes). Con el dato adelantado por el I.N.E. del índice de precios al consumo a diciembre que alcanzó el 1,2%, los pensionistas pierden casi un 1%(0,95%) de poder adquisitivo con su pensión. De esta forma su situación financiera no va a mejorar ni mucho menos, al contrario pierde, y esto es lo que les espera de ahora en adelante.
  1. Para los perceptores de la pensión de viudedad con más de 65 años y sin otras rentas, la base reguladora pasará del 52% hasta el 53% en este ejercicio de 2018, y subirá otros siete puntos desde el 1 de enero de 2019. Los perceptores de pensiones mínimas de viudedad también verán aumentada su pensión inicial, pero les serán reducidos los complementos a mínimos que percibían antes de la subida. A esta mejora solo accederán los beneficiarios que además de tener una edad igual o superior a los 65 años, no tengan derecho a otra pensión pública española o extranjera, y no perciban ingresos por la realización de un trabajo por cuenta propia o ajena, ni rendimiento o rentas que, en conjunto anual, superen el límite de ingresos, que está establecido en cada momento para ser beneficiario de la pensión mínima de viudedad.
  1. Con los datos previsionales a cierre de diciembre de 2017, se estima que la Seguridad Social cierre el ejercicio con un déficit cercano al 1,6% del PIB. Agujero próximo a los 18.000 millones de euros, cifra similar a la del año 2016. Una vez más y sin acuerdo del Pacto de Toledo, la Tesorería General de la Seguridad Social tendrá que pedir un nuevo préstamo a la Administración Central para poder atender las pensiones, ya que el Fondo de Reserva está en mínimos.

B. Para los trabajadores en general:

  1. El salario mínimo interprofesional subirá el 4% este año, y se cuantifica desde ya en 735,9 euros/mes, que en términos anuales será 10.302 euros. El año pasado el incremento fue del 8%. Las subidas para 2019 y 2020 están previstas en el 5% y en el 10%, siempre que la economía española crezca el 2,5%, y la afiliación media de la Seguridad Social se incremente en unos 450.000 nuevos cotizantes.  Cuán difícil lo pone el gobierno de cara a un futuro próximo. El acuerdo fue firmado en la Moncloa con la participación del presidente del gobierno  y los agentes sociales (CCOO y UGT). Los salarios mínimos para los trabajadores eventuales y temporeros será de 34,85 euros por jornada, y para los/las empleadas de hogar 5,76 euros/hora.
  1. Para aliviar o al menos para que no crezca el déficit del sistema público en el año 2018, el gobierno del PP ha incrementado las bases mínimas por contingencias comunes (donde están casi la totalidad de cotizantes), y para que mejoren los ingresos, un 4% desde el 1 de enero. La Administración busca fórmulas para equilibrar las cuentas de la S.S., a cargo de los cotizantes actuales más numerosos, que las tendrán que atender mensualmente, (empleadores, trabajadores, autónomos). Las bases máximas correspondientes a los salarios más altos (4% de los cotizantes) han sido congeladas para frenar las pensiones máximas.
  1. La ampliación a cinco semanas del permiso de paternidad, que estaba previsto se aplicara ya en 2018, se ha quedado sin llevar a efecto ya que los Presupuestos Generales del estado no han sido aprobados, debido a que el PP no tiene mayoría parlamentaria. De tal forma que los padres con hijos recién nacidos seguirán con el permiso remunerado al 100% de cuatro semanas, quedando congelada su ampliación.
  1. La paralización de la negociación colectiva, y la no posibilidad real, por el momento, de la aplicación del marco vasco de relaciones laborales, está ocasionando que exista una petición casi unánime de un aumento de la retribución salarial, así como de una mejora de la calidad del empleo, por parte de las instituciones y de la sociedad vasca en general. Ojala busquemos entre todos fórmulas de encuentro entre la patronal, y las centrales sindicales vascas al objeto de llegar a un acuerdo interprofesional que blinde la negociación colectiva en Euskadi, cuanto antes y a ser posible este año, y se mejoren las perspectivas retributivas y las condiciones laborales y contractuales.

C. Para los trabajadores que estén pensando en jubilarse próximamente:

  1. A partir del 1 de enero, la edad ordinaria de retiro aumentará hasta los 65 años y 6 meses (1 mes más). Podrán seguir jubilándose a los 65 años quienes hayan cotizado al menos durante 36 años  y 6 meses (3 meses más que hasta ahora). Para el cálculo de la pensión se tendrán en cuenta los 21 últimos años cotizados (uno más que en 2017). Si no hubiera cotizado 36 años y 6 meses, tendrá que esperar a los 65 años y 6 meses. Este retraso está ocasionado por las reformas de los años 2011 y 2013 aprobadas por los presidentes Zapatero y Rajoy.
  1. Jubilación de forma voluntaria. Si el trabajador deseara jubilarse voluntaria y anticipadamente, tendrá que tener 63 años y 6 meses de edad, y siempre que además haya cotizado 35 años, pero por cada trimestre adelantado respecto a la edad oficial-ordinaria  la penalización que sufre en su pensión irá desde el 2% de la base reguladora hasta el 1,625%, según sean los años dejados de cotizar.
  1. Jubilación de forma forzosa por causa de despido. El trabajador lo podrá hacer a partir de los 61 años y  6 meses, y serán necesarios 33 años cotizados, y la penalización que sufre en su pensión irá desde el 1,875%, hasta el 1,5%, según los años de menos cotizados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

José ramón urrutia elorza  urtarrila 2018

 

 

Secciones
#OrainEkonomía#OrainOpinión#OrainPortadaFirmas

Relacionado con