EFECTISTA O EFECTIVO. (Un artículo de Xabier Lapitz)

Lo más destacado del último movimiento de Pedro Sánchez no es que vaya de cabeza a una moción de censura, sino los movimientos previos que nos indicarán con quién...

Lo más destacado del último movimiento de Pedro Sánchez no es que vaya de cabeza a una moción de censura, sino los movimientos previos que nos indicarán con quién aspira a sacarla adelante. Y ahí, empiezan los problemas porque se reeditan, corregidos y aumentados, errores anteriores. Podría repetir una fórmula ya fracasada cuando intentó su propia investidura: sumar a Podemos y a Ciudadanos al mismo tiempo. No fue posible entonces y ahora con un Cs escorado a la extrema derecha parece aún más difícil por mucho que Rivera vaya pregonando que hay un “antes y un después” de la sentencia de la trama Gürtel. Para Rivera, siempre hay “un antes y un después” pero nunca se traduce en hechos.

La otra alternativa, la que parecía natural cuando Sánchez se marchó a Portugal para ver cómo se tejió la alianza de izquierdas (aunque luego la desechara) es que lograra reunir a su alrededor a Podemos y a las fuerzas nacionalistas. A todas. Si no lo hizo entonces, temeroso de Susana Díaz, más complicado y contradictorio parece ahora. Desde entonces, el PSOE ha apoyado el 155 y ha elevado el tono contra los soberanistas catalanes de los que debería recabar su apoyo si pretende optar por esta fórmula. Así que más bien nos encaminamos a un acto parlamentario dirigido a ser más efectista que realmente efectivo.

Secciones
#AlbisteakEl Lapitzero

Relacionado con